martes, 5 de febrero de 2013

CUANDO TE PIDO QUE ME ESCUCHES...



Cuando te pido que me escuches
y empiezas a darme consejos,
es que no escuchaste mi pedido.

Cuando te pido que me escuches
y empiezas a decirme por qué
yo no debería sentir de esta forma
estás metiéndote con mis sentimientos.

Cuando te pido que me escuches
y sientes  que tienes que hacer algo
para solucionar mi problema,
estás errado, aunque parezca extraño que así sea.

¡Escúchame! Lo que yo te he pedido
es sólo que me escuches;
no tienes que hablar ni hacer nada.
Sólo escúchame.

Cuando haces algo por mí que yo puedo
y necesito hacer por mí mismo, sólo estás contribuyendo
a mi sensación de miedo.

Pero, cuando tu puedas aceptar el simple hecho de mis sentimientos,
no importa cuan irracionales sean,
entonces yo puedo parar mis intentos de convencerte
y usar mi energía para explorar lo que hay detrás de mis emociones.
Y cuando esto está claro, las respuestas son obvias
y yo no necesito consejo.

Los sentimientos irracionales tienen sentido cuando
entendemos lo que hay detrás de ellos.
A lo mejor es por eso que las oraciones a Dios funcionan,
pues Dios es mudo,
y no trata de dar consejos o arreglar las situaciones.
Dios escucha y te deja hacer tu trabajo.

Por lo tanto, ¿podrías escuchar simplemente?
Cuando  necesites hablar,
yo te prometo estar aquí,
procurando sólo escucharte.



No recuerdo donde lo lei.                           





Bottom of Form


10 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Que importante es sentirnos escuchados.
Pero realmente escuchados, sin trabas ni quejas.
Aceptandonos y aceptando.

Cariños

Mabel Domínguez dijo...

¡La necesidad de que alguien escuche es tan grande pero también difícil es entender!
"Comprender a los demás es sabio,comprenderse a uno mismo es estar iluminado. El que vence a los otros es fuerte, pero el que se vence a si mismo es poderoso." Lao Tse
Un abrazo

Maye dijo...

¿Quién es más fuerte, la razón o el corazón? A veces tratamos de hacernos entender y hay quienes lo hacen con el corazón, pero otros con la razón. Dios en palabras mudas nos responde con hechos.
Muy hermoso Martha.
Un fuerte abrazo.

Chelo dijo...

Que verdad es y que dificil es escuchar. Precioso
Un abrazo

manolo dijo...

Es algo muy importante para la convivencia.
El Saber Escuchar. Que es muy necesario, sobre todo para comprender a la pareja.
Si no escuchas, solo oyes tu voz.
Saludos manolo

Gracias por tu Comentario, que ya he corregido mi escrito, pues se daba a confusión.

Katy Sánchez dijo...

Escuchar es una asignatura que la mayoría suspende. Tenemos dos orejas y una boca y casi siempre abusamos de esta última.
Escuchar y no interpretar. Así de sencillo.
Bss

teresa dijo...

Marha, que alegria que volvieras a tener mi contacto que lo habias perdido, asi ya estamos de nuevo unidas.
Si supiéramos lo importante que es escuchar siempre estariamos atentos a hacerlo.
Con el simple hecho de mirar a los ojos y poner oido a lo que se dice es suficiente y tan sencillo.
Se siente una tristeza cuando queremos compartir algo y nos sentimos ignoradas o marginadas por algo que seguro no tiene importancia es tremendo.
Precioso poema que lo describe tan bien.
Un fuerte abrazo, amiga mia y hasta pronto.

Jubilada en Acción! dijo...

Querida Martha, leerte es un placer, siempre que visito tu blog me encuentro y reencuentro con emociones muy intensas, en ocasiones me he sentido escuchada estando sola, y en ocasiones intento hacerme escuchar sin conseguirlo, aun estando entre amigos y familia. Son cosas que pasan.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Martha, pues lo que leíste es una gran verdad, es una necesidad del ser humano ser escuchado más que darle consejos. Dios nos da las respuestas en nuestro interior y con los acontecimientos cotidianos, tan sólo hemos de estar en alerta del que ámanos para saber que nos necesitan a su lado.
Con ternura.
Sor.Cecilia

Ángeles dijo...

Marta, es precioso... todos tenemos la necesidad de ser escuchados. todos tenemos siempre algo que decir...el alma habla, y aunque desde el corazón nos acunen, necesitamos expresar lo que nosotros sentimos.

Te dejo mi abrazo con cariño.